Search
Close this search box.
Fernando Botero y sus retratos. Foto: How Hwee Young

Fernando Botero, nacido en Medellín el 19 de abril de 1932, fue un artista cuyo legado perdurará más allá de su partida el 15 de septiembre de este 2023. Si bien ya no está con nosotros físicamente, siempre estará presente en su arte. Es por eso que hoy recordaremos quién fue este icónico pintor, escultor y dibujante colombiano que nos regaló una visión única del arte.

Los Comienzos de Fernando Botero

La historia de Botero comienza en Medellín, donde nació en una familia modesta en 1932. Tras la prematura muerte de su padre, un vendedor a caballo, la familia se vio obligada a esforzarse al máximo. Botero, un apasionado de la pintura desde temprana edad, inició su formación artística en lugares inusuales. Asistió a una escuela de tauromaquia en su juventud, pero afortunadamente, pronto descubrió que sus verdaderas pasiones se encontraban en los lienzos y no en el ruedo. Sin embargo, en aquel entonces ya empezaba a mostrar ese lado artístico; de hecho, curiosamente su primera obra con acuarelas fue un torero.

Jinete, Museo de Israel

Su creciente talento

Fue en 1948 cuando Botero hizo su primera exposición en Medellín. Esta muestra marcó el inicio de una carrera que lo llevaría a visitar muchos países para desarrollar su arte y llevarlo a otro nivel. Aprendió gracias a estudios de escultura en Italia y de pintura en Francia y Estados Unidos. En 1962, sus obras se exhibieron en Estados Unidos y, gracias a las críticas tan positivas, el nombre de Fernando Botero iba ganando popularidad.

A pesar de haber pasado por situaciones complicadas en su vida personal, como la trágica pérdida de su hija, Botero siguió creando y dejando su huella en el mundo del arte. En 1976, donó dieciséis de sus obras al Museo de Antioquia, lo que le valió una sala permanente en su honor. Desde entonces, sus exposiciones se multiplicaron por todo el mundo, desde Dubái hasta París y desde Nueva York hasta Moscú.

Gato, Barcelona.

El Inconfundible “Boterismo”

El estilo de Botero, a menudo denominado “boterismo”, es bastante característico. Sus obras son bastante exuberantes; algunas recuerdan a las maravillosas obras occidentales de los años 40. Además, no es un artista que realice un tipo de arte solamente; es bastante multifacético. No solo creó impresionantes esculturas sino que su habilidad en el uso del óleo, el pastel y la acuarela lo convirtieron en el artista latinoamericano más cotizado.

Algo que deja claro las obras de Fernando Botero es que no temía abordar temas polémicos y políticos en su arte. Su serie sobre “Abu Ghraib” es un ejemplo de su valentía al representar los horrores de la tortura y la guerra. Por otro lado, también le gustaba plasmar obras donde la sensualidad estaba bastante presente, incluso cuando algunas personas podrían considerarlas obscenas.

El Caballo, Santiago de Chile.

Fernando Botero fue un artista como pocos que sin duda ha dejado una huella imborrable en el mundo del arte, no solo de Colombia sino del mundo entero. No cabe duda que está entre los mejores (para muchos el mejor) artistas colombianos de la historia. 

 

X: @Co_ilustres

Facebook: Colombianos Ilustres

Instagram: @co_ilustres

LinkedIn: Colombianos Ilustres

Kenny